Una red privada virtual (VPN) es un servicio con el que conseguiremos realizar una conexión segura entre dos dispositivos remotos. Esta comunicación se realizará a través de un túnel privado, lo que significa que tendremos más seguridad y privacidad. Si estás preocupado por la seguridad en tu empresa, este tipo de navegación nos proporcionaría diversas ventajas, como que no dejaremos registros de navegación.

Hoy en día, y teniendo en cuenta la amenaza existente con los ciberdelincuentes, una de las grandes preocupaciones de todas las empresas es la seguridad. Para garantizar la seguridad de nuestra empresa, necesitamos una solución a medida. Cuando las conexiones no están encriptadas o usan una encriptación débil, nuestros datos están mucho más expuestos.

Una encriptación en las comunicaciones será una barrera difícil de sortear para los ciberdelincuentes. Una conexión mediante VPN garantiza una mayor seguridad y evitará una monitorización o registro de la navegación mientras estemos conectados. Gracias a su cifrado, aunque intercepten nuestra conexión, sería difícil descifrar esta información.

Al establecer una conexión VPN, todo el tráfico va cifrado de extremo a extremo. Es decir, desde antes de que salga de nuestro ordenador, hasta que llegue al servidor de la empresa que nos ofrece la red privada virtual. Si algún pirata informático intenta hacerse con nuestra información personal, no podrá al ser incapaz de capturar y analizar el tráfico. Cuando nuestro tráfico llega a la VPN, se descifra, se cambia nuestra información personal por la del servidor y es enviada al destino. Al responder el servidor de destino, lo hace directamente el VPN, que recibe los datos, los cifra de nuevo y los manda de forma segura a nuestro ordenador.

Para qué sirve una conexión VPN

Una red privada virtual se puede volver esencial en un entorno corporativo, pero tiene varios usos que merece la pena resaltar.

  1. Teletrabajo. Si no estamos en la oficina o vamos a trabajar en remoto, una opción segura es hacerlo a través de una red privada. Sobre todo, por el hecho de que permitir el acceso a la propia red empresarial no es nada seguro. Accediendo a través de una VPN, el acceso está protegido y la conexión cifrada. Lo más cómodo, es que el trabajador tiene acceso como si estuviese de forma presencial en la oficina.
  2. Evita bloqueos. A día de hoy, dependiendo de dónde esté nuestro servidor VPN podemos tener acceso a contenidos que en nuestro país están restringidos.
  3. Aumenta la seguridad. Es mucho más seguro acceder a nuestra cuenta bancaria desde una VPN que desde una WiFI pública. .

En definitiva, hay muchas ventajas de contar con una VPN en nuestra empresa. Ya que protegeremos todo nuestro tráfico, y la forma de conectarnos y desconectarnos es bastante sencilla. En Proolink configuramos el VPN OpSec y todas las variedades de red privada virtual del mercado. Si te preocupa la seguridad de tu empresa y quieres que te hagamos una auditoría para posteriormente facilitarte un presupuesto, no dudes en contactar con nosotros a través del formulario de contacto o escribiéndonos a pedro@proolink.com.

 

Deja un comentario